Calcula los usuarios online de tu web o blog
 
TU ESPACIO, DIVIERTETE...
LO QUE BUSCAS ESTA AQUI  
  PAGINA PRINCIPAL
  FRASES DEL PENSADOR EDWIN YANES
  FIRMA EL LIBRO DE VISITAS
  FILOSOFÍA
  LITERATURA
  PINTURA
  => SURREALISMO
  => SALVADOR DALÍ
  => MIGUEL ANGEL BUONARROTI
  => RAFAEL SANZIO
  => LEONARDO DA VINCI
  => VINCENT VAN GOGH
  ENCUESTA
  FOTOS
  CONTACTO
  NÚMERO DE VISITAS
  DISEÑO WEB
  PAGINAS AMIGAS
EDWIN YANES TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ESQUIPULAS CHIQUIMULA GUATEMALA C.A. 2009
15687 visitantes ,Gracias por tu visita
RAFAEL SANZIO

RAFAEL SANZIO

Raffaello Sanzio, también conocido como Rafael de Urbino o simplemente Rafael (Urbino, actual Italia, 6 de abril de 1483 – Roma, 6 de abril de 1520), fue un pintor y arquitecto italiano del Renacimiento, uno de los más influyentes de la Historia.

Inicios

Era hijo de un modesto pintor, Giovanni di Sante di Pietro y de Magia di Battista di Nicola Ciarla. El apellido del padre será latinizado por el artista, convirtiéndose en Santius y más tarde en Sanzio. El 7 de octubre de 1491 fallece la madre del pintor y su padre se casa de nuevo con una mujer llamada Bernardina; de este enlace nació una hija, Elisabetta, con la que Rafael disputará más adelante por asuntos financieros. Tres años después de la boda muere Giovanni Santi, hombre de cierta cultura y autor de una crónica en verso donde se exalta al duque Federico de Montefeltro. En la corte de Urbino fue un artista apreciado, a pesar de sus limitaciones. Lógico es pensar que Giovanni inició a su hijo Rafael en el arte de la pintura, interesándole por el dibujo y el empleo de los pinceles. Tras el fallecimiento del padre en 1494, Rafael queda bajo la tutela de un tío paterno y acude al taller de Timoteo Vitti, pintor formado en el estilo de Francia y de Costa, que fue una de las primeras influencias para el joven artista. Años más tarde acudirá al taller de Pietro Vannucci, el Perugino, para completar su formación. La estancia en Perugia servirá para que Rafael asimile las tonalidades claras, las elegantes composiciones y el paisaje espacioso de su maestro, y en estos años conoce al Pinturicchio. El primer encargo conocido de Rafael aparece fechado el 13 de mayo de 1500 y lo ejecuta en colaboración con Evangelista da Pian di Metelo - un ayudante de su padre mayor que él -; aparece ya en los documentos como "magister" a pesar de sus 17 años. Se trata del retablo del beato Nicolás Tolentino en Città di Castello, donde pudo admirar las obras de Luca Signorelli por las que sentirá especial admiración en esos años. Entre 1500 y 1504 realizará varios viajes; aparece documentado en Urbino, Perugia y Venecia y se especula que pudo llegar a Florencia e incluso a Roma. La influencia más evidente sobre sus primeras obras es la de Pietro Vannucci, apodado Perugino, uno de los más grandes pintores de la época, que trabajó sobre todo en Perugia y en Florencia.

La primera obra documentada de Rafael fue el retablo Baronci, una pala de altar para la iglesia de San Nicolás de Tolentino, en la Città di Castello, ciudad que se encuentra entre Perugia y Urbino. La pala fue comenzada en 1500 y terminada en 1501 (fue luego gravemente dañada durante un terremoto en el 1789 y actualmente apenas quedan algunos fragmentos). En los años siguientes Rafael pintó otras obras para las iglesias de Perugia y Città di Castello, entre las cuales destaca Los desposorios de la Virgen (que hoy se encuentra en la pinacoteca de Brera).

Breve Período Florentino

En 1504 se mudó a Florencia, entonces pensionado por Pier Soderini para aprender de las obras de dos excelentes pintores de su época: Leonardo da Vinci y Miguel Ángel Buonarroti. Sin embargo, transcurriendo en esta ciudad gran parte de los cuatro años sucesivos (el llamado «período florentino»), Rafael probablemente no permaneció en modo continuo, pues continuó viajando y trabajando en varios lugares de Italia (Perugia, Urbino y también en Roma). En Florencia Rafael entabló amistad con pintores locales, sobre todo con Fra Bartolomeo; éste fue uno de los artistas cuya influencia empujó a Rafael a abandonar el estilo sutil y agraciado del Perugino por formas más grandiosas y poderosas. Se considera La virgen del jilguero como una de sus obras más representativas de este período.

Roma

Hacia el fin de 1508 se transfirió a Roma y fue tomado rápidamente al servicio del papa Julio II, el cual le encargó una serie de decoraciones de algunas estancias para el palacio Vaticano, llamadas actualmente por ello Estancias de Rafael. Allí se encuentra La Escuela de Atenas, una de sus obras maestras. La comisión de Julio II marcó la cúspide de la carrera del pintor. En aquellos momentos, Rafael apenas contaba con veinticinco años y era un artista en formación, por lo que todavía no había recibido encargos de tal importancia y prestigio. Rafael supo acoger la ocasión en el mejor modo y desde entonces, aunque trabajando también para otros mecenas, permaneció predilectamente al servicio de Julio II y de su sucesor León X, para el cual siguió una serie de proyectos que lo convirtieron en el más buscado artista de Roma.

En 1514 fue nombrado arquitecto de la basílica de San Pedro, como sucesor del más famoso arquitecto de su época: Bramante, que había comenzado a construirla en 1506 por encargo del mismo Julio II.

Los proyectos de Rafael para San Pedro fueron modificados después de su muerte, pero construyó otros edificios y por un breve tiempo fue el arquitecto más importante de Roma, aparte de ser el mejor pintor. Lamentablemente la mayor parte de su obra arquitectónica ha sido demolida o modificada. El año siguiente León X le confió el encargo de la conservación y registro de los mármoles antiguos.

Rafael nunca se casó, pero parece que en 1514 hubo acuerdos para su matrimonio con María Bibbiena (sobrina de un cardenal), que no llegaron a buen término por la muerte prematura de la joven. La otra mujer vinculada a su nombre es una cortesana que pasó a la historia como la Fornarina, la cual decían que era su amante, pero que en realidad ni siquiera se ha probado que haya existido.

Según Vasari la muerte prematura de Rafael se debió a sus excesos amorosos: después de una noche particularmente concupiscible, el artista, presa de una fiebre, no dijo a los doctores cual había sido la causa del malestar y fue sometido a sangrías en vez de que a curas reconstitutivas.

Cualquiera que haya sido la causa, Rafael murió el 6 de abril de 1520, el día de Viernes santo, Vasari dice que nació también en viernes santo, pero en su nacimiento el viernes santo fue el 27 o 28 de Abril. Seguido por el pesar de toda la corte papal fue sepultado, como él mismo había pedido, en el Panteón de Agripa en Roma.

Actividad artística

Los retratos fueron para él una actividad secundaria, sobre todo después de que se trasladó a Roma, donde fue obligado a dedicar casi todo su tiempo a los grandes proyectos vaticanos. Naturalmente retrató a dos papas, para los cuales trabajó: Julio II y León X. Además de los papas no retrató a muchos personajes célebres, los modelos eran, por lo más, personas de su círculo de amigos, la mayoría de los cuales son desconocidos.

Uno de los encargos más importantes que Rafael recibió del papa fue el diseño de una serie de diez tapices, Los hechos de los Apóstoles, escenas de la vida de San Pedro y de Pablo de Tarso. Iban destinados a decorar la Capilla Sixtina. Los dibujos realizados fueron enviados a Bruselas para ser tejidos en el almacén de Pieter Coecke. Los tres primeros tapices arribaron a Roma en 1519.

Es posible que Rafael haya visto la serie completa instalada en la Capilla Sixtina antes de morir en 1520, mientras la vio seguramente León X que murió el año siguiente. Los tapices fueron robados en el Saqueo de Roma (1527) pero fueron devueltos en el siglo XIX y ahora se encuentran en los Museos Vaticanos, mientras los siete dibujos pertenecen a la Royal Collection de la corona británica y están cedidos en préstamo al Victoria and Albert Museum de Londres.

Rafael fue uno de los dibujantes más grandes y prolíficos de la época: de él sobreviven más de 400 dibujos y muchos otros han sido extraviados en el curso de los siglos. Vivió en un período en el cual el arte del dibujo atravesaba una fase de transición y en el cual la punta de plata y la pluma, utilizados a los tiempos de su juventud, fueron sustituidos por el yeso (normalmente rojo o negro), hecho popular por Leonardo da Vinci. Rafael poseía todas las técnicas de dibujo de su tiempo y fue el último gran exponente italiano de la punta de plata, que continuó utilizando hasta cerca del 1515, cuando había sido abandonada por gran parte de los artistas de gran prestigio.

El tema más recurrente en la obra de Rafael es aquel de la Virgen con el niño, que aparte es el más común de todo el arte italiano, y él supo retratarlo innumerables veces sin volverlo jamás monótono.

Rafael fue considerado, después de Donato Bramante, como el más eminente de los arquitectos italianos del período del Renacimiento. Por desgracia es difícil dar un juicio definitivo sobre su valor en cuanto que muchas obras permanecieron incompletas a su muerte y muchas efectivamente realizadas por el pintor fueron destruidas o modificadas. Las obras que sobrevivieron que expresan mejor su talento de arquitecto son el interior -exquisitamente decorado- de la capilla Chigi en la iglesia romana de Santa María del Popolo y parte de Villa Medici (rebautizada como Villa Madama).

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu página web:
Tu mensaje:

HORA  
   
Publicidad  
   
DINERO EN TU MOVIL  
   
EL SUELDO QUE TE MERECES  
   
TU ESTILO  
   
RADIO EN VIVO, ESCÚCHAME  
   
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
GRACIAS POR TU VISITA, ESPERAMOS QUE VUELVAS PRONTO. "CUANDO LA RAZÓN NO TE PERMITA COMPRENDER LA GRANDEZA DE ALGO, USA LA FE" Edwin Yanes